El hacendado cruel y tirano

El hacendado Cruel y Tirano

La historia del hacendado tirano, erase una vez un hacendado que todo el pueblo y sus alrededores le temían, especialmente sus trabajadores, ya que no perdonaba ningún error cometido por sus trabajadores, lo peor de todo que el error era pagado con la muerte,  era también famoso por sus dos enormes perros  que  tenía, ya que las personas que cometen errores eran el alimento preferido de esos dos enormes y monstruosos perros. 

Todas las personas de los alrededores preferían mantenerse alejadas de la hacienda, pero un dia cambio todo, uno de sus trabajadores que era su mano derecha cometió un terrible error en una venta de ganado, dio el ganado un poco más barato de lo acordado y esa era razón suficiente para mandarlo al corral como alimento de los monstruosos perros, su trabajador número uno estaba a punto de morir devorado, así que el hacendado le dijo, –Como premio por haberme servido tanto tiempo te voy a complacer con un último deseo, antes que seas devorado por mis hambrientos perros, así que su leal trabajador le dijo –Muy bien solo le pido que me deje alimentar a sus perros por una semana antes de morir, el hacendado le dijo, -Muy bien, ¡acepto!, pero recuerda si le haces algún daño a mis perros mientras los alimentas, de igual manera moriras, asi que el trabajador comenzó con la alimentación de los perros hasta que llego el dia esperado, tenían que encerrar al trabajador con los perros para ser devorado, y el hacendado como espectador principal subió a la parte alta del corral para ver la escena de cómo los animales devoraban a su trabajador principal que por muchos años le había sido fiel, pero se llevó una gran sorpresa, al ser encerrado el trabajador en el corral lo miraron los perros, y de inmediato, corrieron hacia él y comenzaron a jugar y a lamerlo, el hacendado grito desde lo alto, ¡Que está pasando! por que mis perros no te devoran, el trabajador contestó, -Bueno patrón, lo que pasa es que la semana que los alimente me tomé la libertad de bañarlos y jugar con ellos ya que yo me tomo mi trabajo muy enserio y estos hermosos animales con una semana que les he servido como se merecen, ahora me adoran, me quieren y me respetan y a usted que le he servido por décadas, ahora quiere que muera por un simple error, el hacendado se quedó helado por las palabras y por lo que había visto, y tomó una gran decisión el jamas nunca hacerle daño a nadie y dedicarse a reparar todo el daño que había ocasionado durante toda su vida.

Recuerden, si están en un lugar donde no los valoran ustedes tienen la decisión de irse o quedarse, no traten a nadie mal, de igual manera no permitan que nadie los trate mal.

 

Espero que les guste esta historia y la compartan, recuerden dejar su comentario ya que es muy importante para mí, siganme en las redes sociales instagram y Facebook. 

Bendiciones

 

Paco Zambrano Impacto 360.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.