El holgazán trabaja doble

Es la historia de un padre y un hijo campesinos que cosechaban diferentes productos y los llevaban a vender al mercado de la ciudad, un día común y corriente cosecharon dos bultos de maíz el padre y el hijo cada quien tomo uno y se pusieron en marcha al mercado para la vender lo que cosecharon ese dia. Al salir de su pequeño poblado tenían que cruzar un arroyo al momento del cruce el hijo resbala y tira la mitad de la mercancía al arroyo el padre con una buena actitud miro que resbaló en una piedra y lo tomo como un accidente y le dijo no te preocupes hijo fue un accidente, el muchacho se levantó y al levantar el bulto de maíz sintió una gran diferencia de peso en el bulto al llegar al mercado comparado con otros días no estaba nada cansado, terminaron su venta y regresaron a casa al siguiente dia cosecharon 2 bultos de frijol cada quien tomo uno  y se pusieron en marcha al mercado para vender el producto cosechado, el hijo recordó lo que había pasado un dia anterior e intencionalmente resbala y tira la mitad del producto y le dice al papa que lo disculpe que fue un accidente, el papa dijo esta bien hijo no te preocupes y siguieron su marcha, pero el padre del muchacho se fue pensando todo el camino que no había visto ninguna piedra o lodo en el camino para que el muchacho resbalara, de igual manera terminaron de vender todo su producto y regresaron a casa, al siguiente dia el padre sospechaba que pasaria lo mismo y cosecharon dos bultos de algodón cada quien tomo y se pusieron en marcha hacia el mercado y tal como lo sospecho el padre el hijo discretamente se acerca al arroyo y finge resbalar y tira la mitad del algodón el padre lo hace que entre al arroyo y saque todo el algodón y lo ponga dentro del costal, al terminar de sacar todo el algodón del arroyo y cargar el bulto sintió la diferencia de peso que era tres veces más pesado del peso anterior al llegar al mercado donde vendían su producto llego muy cansado, al terminar de vender su producto el padre le dio solo la mitad de dinero que le daba normalmente y le explico el porque le daba solo la mitad ya que dos veces vía tirado la mercancía a propósito con esto queda comprobado que el huevon trabaja doble.

Reflexiona qué es lo que aprendiste de esta historia ya que muchas veces se nos presentan oportunidades de hacer trampa pero simplemente recuerda que todo en esta vida tiene un precio y muchas veces es muy alto, tu tienes la última decisión de hacer las cosas bien o mal al fin del dia el unico que tendrá buenas o malas consecuencias serás tú.

 

Bendiciones

Paco Zambrano Impacto 360

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.