Elementor #1034

¡Cosecha lo que siembras!

Un Empresario le dijo a su empleado:

 

Quiero que me construyas una casa; aquí están los planos, ¡Quiero que la hagas conforme este diseño!… ¡No quiero que falte nada!

 

El empleado tomó los planos y molesto por que le faltaban sólo 3 meses para jubilarse, comenzó a decirse; ¡Me faltan 3 meses para jubilarme y este hombre me da un trabajo para seis meses, pues lo haré!… ¡Pero voy a utilizar materiales de segunda, no me voy a esmerar mucho, haré lo que pueda, y así me quedará dinero para mí!

 

Las columnas las hizo sin mucho esmero, usó materiales baratos y de segunda, en toda la edificación de la casa utilizó materiales no acordes a la estructura y solo se esmero en la fachada para engañar al dueño, y lo que podía saltarse en la fabricación lo hizo, de tal manera se “ahorraría” el tiempo que necesitaba normalmente para hacerlo y así irse lo más pronto posible.

 

Cuando terminó la edificación, se presentó al dueño y miró la casa, observó que habían algunos detalles pero se acercó a su empleado y le dijo: ¡Toma las llaves!... ¡Este es tu regalo!… ¡Por todos los años que me has servido!… ¡Esta es tu casa!

 

¿Cómo crees que se sintió este hombre al oír aquello? Él lamentablemente había cosechado lo que había sembrado.

 

Moraleja:


 Todo lo que hagas hazlo con AMOR, no dañes a nadie, sé un buen ejemplo, dá lo mejor y recibirás lo mejor.

¡La vida es una ruleta, todo regresa a ti!… Porque el primer cliente que tienes es tu integridad y él no se equivoca a la hora de pagar.


Ojalá que les guste y lo compartan con sus seres queridos.


Bendiciones

Paco Zambrano, Impacto 360.